jueves, 2 de diciembre de 2010

Tratamientos contra el Cáncer- La Quimioterapia y La Radioterapia

¿Que es la Quimioterapia y para que se utiliza?

La quimioterapia es, de forma general, cualquier tratamiento médico basado en la administración de sustancias químicas (fármacos). En medicina se llama tratamiento quimioterápico al que se administra para curar la tuberculosis, algunas enfermedades autoinmunes y el cáncer.
Este tratamiento es el más común a la hora de combatir el Cáncer, todos hemos oído hablar de este en alguna ocasión, pero ¿Sabemos como actúa en nuestro organismo?.

Pues bien, a diferencia de las células sanas, las células cancerosas se reproducen de forma continua, ya que no responden a las señales comunes que controlan el crecimiento celular. La quimioterapia actúa interrumpiendo la rápida división de las células cancerosas y destruyéndolas en todo el cuerpo.

¿Y la radioterapia? ¿En que consiste?

La radioterapia consiste en el uso de radiaciones de alta energía para el tratamiento de aquellos Cánceres más localizados. A diferencia de la quimioterapia, la radioterapia actúa de manera local, destruyendo las células cancerosas en zonas localizadas. En ocasiones el tratamiento con radioterapia afecta también a células sanas, por ello se pueden observar efectos secundarios como pequeñas quemaduras cutáneas y caída del cabello en la zona del tratamiento.

¿Cuales son los efectos secundarios de estos tratamientos?

Los principales efectos secundarios son:
- Anemia
- Cansancio
- Caída del cabello.
- Aumento de la posibilidad de moretones, sangrado o infección.
- Nauseas y vómitos.
- Problemas intestinales.
- Cambios en el apetito.
- Otros.

¿Es este el único tratamiento necesario para combatir el Cáncer?

En ocasiones, la quimioterapia es el único tratamiento necesario, aunque en la mayoría de los casos la quimioterapia y la radioterapia, es utilizada como tratamiento complementario a la cirugía.

jueves, 4 de noviembre de 2010

El retorno a la vida familiar, social y laboral de un Laringectomizado

Integración Familiar

Dentro del proceso de reincorporación de un Laringectomizado a su vida "habitual", el entorno familiar es sin duda crucial en su reinserción. En este proceso el conyuge, o las personas más próximas afectivamente, serán el mayor apoyo del Laringectomizado, sera con estas con las que compartirá sus incertidunbres e inquietudes.
Los familiares más cercanos son los primeros que, aceptando su nueva cituación con una actitud afectuosa favorecen su restablecimiento.

Integración Social

Los Laringectomizado tienden ha aislarse y ha evitar temerosos la relación social. Es habitual que la palabra Cáncer produzca un cierto o total rechazo social, no así, el Cáncer se asocia a una enfermedad repulsiva, incurable, maléfica y oscura, cuando lo cierto es que es la ignorancía lo que ahonda en lo más profundo de la sociedad.
Antes que el Cáncer fue la Lepra, la Tuberculosis y la Sífilis las maldiciones sociales; hoy lo son el Cáncer y el Sida, pero la que sin lugar a duda se lleva la palma de la repulsión y el pánico, es precisamente, la que por muy dañina que sea, puede ser curada y no es contagiosa (el Cáncer).
El Laringectomizado tiene que contar con el rechazo de la gente, incluso con que estos e incluso "amigos", le rehuyan por lo incomodo y difícil que resulta en ocasiones entender a un Laringectomizado.

Integración Laboral

Despues del periodo de baja temporal, es factible que los Laringectomizados puedan reintegrarse a su profesion, volver a su puesto de trabajo u otro acorde a su nueva situación. Aunque bien es cierto que sería la mejor terapia de recuperación, no siempre es factible, ya sea por la caracteristicas de la interveción sufrida o por la propia discriminación laboral, que hace de los Laringectomizados un colectivo en riesgo de exclusión.
Muchos optan por la declaración de invalidez, lo que termina por repercutir negativamente en la correcta y pronta recuperación de la normalidad del enfermo, incrementa la autocompasión del mismo asi como la sensación de incapacidad.



Miró Lull, J.M. Cáncer de laringe prevención, diagnostico y tratamiento. Palma, Miró Lull (2010)

CANARIAS CONTRA EL CÁNCER


miércoles, 3 de noviembre de 2010

Las 10 Reglas de oro ante un Laringectomizado

1. No lo interrumpas cuando habla.

2. No finjas que le has entendido cuando no es cierto, dile simplemente que no le has entendido y pídele que te lo repita.

3. No le hables alto, utiliza un tono de voz normal.

4. No les compadezcas, solo ayúdalos a vivir mejor, ahora ya no son enfermos.

5. No los evites por la calle por temor o desconocimiento de su problema, el sigue siendo el mismo y tu saludo significa mucho para ellos.

6. No le mimes en exceso, sé moderado, pues ellos son personas adultas y maduras.

7. No les agobies, respeta su deseo de estar en silencio.

8. Déjale deshaogar su mal genio, pero enséñale a que no sea de forma destructiva y que empiece a pensar de manera diferente cuando se sienta frustrado.

9. Enséñale a vivir ahora y no ha desperdiciar los momentos actuales en pensamientos inmovilizadores sobre el futuro. No hay otro momento en que sea posible vivir más que en el presente.

10. Apóyale, anímale y ayúdale a descubrir el nuevo sentido de la vida.

jueves, 28 de octubre de 2010

Laringectomía

  La laringectomía es un tipo de cirugía especifica que se dirige a todas las formas de cáncer rechazados por la cirugía parcial o radioterapia. La laringectomía total es la extirpación completa de la laringe, el órgano encargado de la fonación, es decir, cuando un paciente es laringectomizado pierde las cuerdas vocales, por lo tanto la voz aunque ya veremos como es posible una reeducación especial para este tipo de pacientes. El aprendizaje de la emisión de voz con aire del esófago llamada voz esofágica o erimofónica.
En este tipo de intervenciones la traquea debe ser abocada al exterior mediante una cánula plástica especial para permitir la función respiratoria, (véase imagen).
  
Tras esta intervención, el paciente pierde la capacidad de hablar, el gusto, el olfato y en ocasiones y deribado de la misma cirugía, puede ver mermada su capacidad auditiva a lo que tiene que ver sumado no solo la pérdida de la voz sino también una merma de su imagen. Su papel en la familia cambia significativamente. A esto se añade la pérdida del trabajo y un descenso del nivel económico, comportando una disminución en su autoestima. A esto debemos añadir un cierto rechazo social por desconocimiento que en conjunción con lo anteriormente mencionado acaba desembocando en un comportamiento depresivo por parte del laringectomizado.

                                                                                               
 "Aprendiendo a hablar de nuevo"


  El laringectomizado es un mutilado de la voz. La gesticulación, la vocalización o los trazos sobre el papel, apenas permiten interpretar su mensaje, creándose situaciones de incomunicación. Ahora la respiración se realiza por un orificio en el cuello. Este hecho crea una actitud de rechazo social. Las medidas higiénicas de la cánula proporcionan una imagen de pulcritud que soluciona el problema. La adaptación familiar es el primer paso para el laringectomizado.

  Un segundo paso en la recuperación es el intento de emitir un sonido. En este punto es importante la formación logopédica y pedagógica. La constancia e insistencia es un pilar fundamental para el aprendizaje de la voz esofágica. Habrá una tendencia hacia la estabilidad emocional a medida que la persona pueda comunicarse con su entorno.Lograda la voz esofágica, familia, amigos y compañeros de trabajo influirán en la adaptación y superación de todo complejo, que las limitaciones derivadas de la intervención pueden motivar en el laringectomizado. En el siguiente vídeo puede verse un ejemplo muy importante de la Técnica esencial necesaria a la hora de practicar los ejercicios para el habla esofágica.




video